En el "salotto" de Milán: esculturas de Pablo Atchugarry - itMontevideo

itMontevideo

ARTE EVENTOS

En el “salotto” de Milán: esculturas de Pablo Atchugarry

Pablo Atchugarry - Banner

La vita della materia es el título de la unipersonal del más relevante e internacional escultor uruguayo en la actualidad – hoy uno de los más connotados en absoluto – quien vive y trabaja entre Lecco (Lombardia), Manantiales (Maldonado) y Miami. El escenario de la muestra de Pablo Atchugarry, gratuita, es la sugestiva Sala de las Cariátides del Palacio Real, en la Piazza Duomo. Un ambiente que parece en simbiosis con las esculturas de este “montevideano del mundo”.

Las obras de Pablo Atchugarry como “en su casa”

Si pasan por Milán antes del 30 de enero, no se pierdan esta muestra monográfica de Pablo Atchugarry. Apreciarla supone entrar al salotto di Milano (la Plaza Duomo), dirigirse al histórico Palazzo Reale y ingresar a un ambiente que quita el aliento. Ya de por sí, el edificio que fue palacio de gobierno de señores, ducas y reyes, deslumbra. Abrir la mirada hacia el amplio espacio que recibe más de 40 obras marmóreas entre paredes de espejos, estucos y estatuas dañadas, con las luces y las sombras que las destacan, sorprende y emociona. La Sala delle Cariatidi, bombardeada e incendiada durante la Segunda Guerra Mundial, se presenta tal como quedó entonces, con la única salvedad de que fue cubierta nuevamente, como nos explica una amable cuidadora. El mármol – blanco de Carrara, rosa de Portugal, negro de Bélgica o gris (bardiglio) – parece haber vivido allí toda su segunda vida.

Pablo Atchugarry - Sala Delle Cariatidi

El preludio

En este mismo ambiente, Pablo Picasso quiso exponer su Guernica en 1953, después del Metropolitan de Nueva York. El espacio expositivo tiene un preludio en la antesala. Cinco obras, entre fragmentos de mármol, herramientas, celofán, cortadoras de mármol, una carretilla y un prosaico compresor, recrean el taller del artista. Lo complementan algunas gigantografías y un video de Atchugarry trabajando. Épica, dramáticamente, la cámara lenta, sobre el ta-ta-ta-taa de la Quinta de Beethoven, recorre los movimientos creativos del escultor. Saltan fragmentos, estalla el polvo duro en un big bang de blancos fuegos de artificio, vibran los músculos de los dedos sacudidos por la cortadora, el mazo y el cincel.

Pablo Atchugarry - Antesala

Esculturas “tranquilizadoras” y “buenas”

Imponentes pero, sinuosos, lisos más de los que uno se esperaría – y, por eso mucho menos fríos – los mármoles, rodeador por estatuas sin cabezas, mutiladas, no asustan. Más que la tragedia, puede la belleza. “Estos tres adjetivos – accesible, inmediato y universal – son la clave del éxito internacional de Pablo“. Lo escribe el curador, Marco Meneguzzo. “Si los aplicamos a sus esculturas, encontramos por ejemplo esa característica de ‘reconocibilidad’ de la obra que es razón preliminar de éxito. Todos reconocen las esculturas de Pablo. Pero hay más, obviamente: las esculturas de Pablo son tranquilizadoras, son ‘buenas’”. Y concluye: “Son buenas porque están llenas de esperanza, son positivas”.

“Sin título”: hablan las formas

“Me dan ganas de tocarla… ¿me apresarán? Quisiera sentir su temperatura”, confía una señora a su amiga. Una mamá saca una foto a su niña delante de una escultura. Es martes, son las 13.30. Hay buena afluencia. La muestra de Monet en otra sala, y que sea gratuita ayuda, claro está. Pero los comentarios denotan mucho aprecio. “Mi mundo en imágenes”, “Incontro infinito” (un símbolo de infinito “doble” y “abierto”), “Fuerza primordial”, “Four columns”, “Le grand oiseau blanc”, “Harmonie”, son algunos de los títulos de las obras Atchugarry en exposición. Aunque muchas son simplemente “Senza titolo” (sin título).

Pablo Atchugarry - Particolare obra
“Sin título”, 2021. Alabastro (particular).

El mármol y Pablo Atchugarry

Pablo Atchugarry Bonomi nace en Montevideo en 1954. Sus orígenes italianos proceden de la madre y de la abuela paterna, de apellido Rizzo. Ciudadano italiano, es hermano menor de Alejandro, quien fuera ministro en el gobierno de Jorge Batlle. Después de comenzar como pintor, Pablo se expresa trabajando el cemento, el hierro y la madera. A fines de los años 70 viaja a Europa para ampliar sus conocimientos y técnicas. En Carrara se enamora del mármol y no lo deja más. Se muda definitivamente a Lecco (Lago de Como) en 1982. Allí esculpe una Pietà inspirada en la de Miguel Ángel, en un bloque marmóreo de 12 toneladas hoy instalado en una capilla ad hoc en Manantiales. Sus obras ennoblecen espacios públicos en ciudades de varios países. En Montevideo, las hay por ejemplo en la Plaza Independencia y en el parque de esculturas del edificio Libertad.

Pablo Atchugarry - Al Lavoro

El MACA, un sueño realizado (y un hito para el arte contemporáneo)

Después del Atchugarry Art Center, en Miami, hace unos días, el 8 de enero, en el terreno de su Fundación (un hermoso parque donde las esculturas monumentales se integran a la naturaleza autóctona, en parte por él recuperada), se hizo realidad un sueño: el Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry (MACA). Un precioso edificio diseñado por el prestigioso arquitecto uruguayo, Carlos Ott. En ambos espacios, Pablo “realiza muestras temporales para dar a conocer el mundo artístico, en especial, el sudamericano, en un espíritu de solidaridad realmente fuera de lo común”, según expresa el curador de la exposición de Milán, Marco Meneguzzo.

Pablo Atchugarry, Modernidad y futuro

Con sus palabras, concluimos: “Se podría decir que Pablo encarna la ‘modernidad’ y la ‘Modernidad’. La ‘modernidad’ porque esta abstracción suya, con muchos recuerdos – el árbol, la llama, pero también su versión de la Pietà… – es lo que comúnmente se entiende por “moderno” (…); y la ‘Modernidad’, con mayúscula, porque se trata de un periodo histórico que ya se acabó – y aún así es cercano, y hoy suscita infinitas nostalgias – y que fue, quizás sólo junto a la Ilustración, el periodo en que la confianza en el progreso, y por lo tanto en el futuro, se desarrolló gracias a una común voluntad universal, gracias a valores igualmente universales y grandes, como el trabajo, la verdad, la belleza. Un periodo al que todos quisiéramos volver. Y toda esa idea de futuro se halla en la escultura de Pablo Atchugarry”.

En el “salotto” de Milán: esculturas de Pablo Atchugarry ultima modifica: 2022-01-18T09:30:00-03:00 da Silvano Malini

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Promuovi la tua azienda in Italia e nel Mondo
To Top
2
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x