NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itMontevideo

HISTORIAS

Una milonga que une Trento y Montevideo

Milonga - con niño

Milonga es una organización que se encarga de unir personas que quieran hacer un voluntariado fuera de su país, con instituciones que necesiten personas para colaborar en sus centros. Eliza Ranzi, de la ciudad de Trento, Italia, quería hacer una experiencia diferente antes de empezar la universidad. Es por esto que decidió lanzarse al otro lado del océano, con ganas de aprender español pero sin tener muy claro cómo sería todo en el país del sur. Tenía un único objetivo: “ponerse al servicio del otro”.

Una milonga diferente

El sentido de este nombre MilONGa, viene de “Mil Organizaciones No Gubernamentales en acción”. Trata de nuclear todas las ONG de América Latina que necesitan ayuda, por eso convoca a jóvenes entre 20 y 35 años de todas partes del mundo que quieran hacer un voluntariado entre 2 meses y un año. Además Milonga brinda un apoyo con formación y acompañamiento al joven desde antes de ir al lugar, durante y después de la experiencia. Esta organización es parte del Movimiento de los Focolares, un movimiento católico, que se originó en Trento durante la segunda Guerra Mundial. Este tiene como objetivo promover la unidad entre las naciones y entre las personas, dejando de lado nuestras diferencias para encontrar lo que nos une.

Trabajar para el voluntariado

Eliza participa de este Movimiento desde que es pequeña y por eso siempre estuvo vinculada a actividades de servicio, sobre todo con niños. Creciendo en este clima, siempre dijo que un día quería hacer un voluntariado en América Latina. El momento llegó cuando terminó el liceo, pero primero tenía que recaudar el dinero necesario para poder costear el viaje. Decidió no pedir dinero a sus padres y ganárselo por mérito propio. Fue así que estuvo trabajando varios meses como profesora de inglés hasta recaudar lo necesario para poder cumplir su sueño.

Milonga - sillas

Una nueva vida

Cuando llegó al país, la recibió una familia de la Ciudad de la Costa, contactada también por esta organización. De allí viajaba de lunes a viernes al centro Nueva Vida, que está ubicado en el barrio Borro. Este es considerado uno de los lugares “zona roja” de Montevideo. Sin embargo, Eliza encontró allí mucha calidez compartiendo con los niños y familias del centro. Nueva Vida tiene más de 30 años de presencia en el barrio y brinda apoyo mediante un CAIF, centro juvenil y club de niños. Allí desarrolló su servicio ayudando a los educadores en las distintas tareas. Lo que resultó más difícil en un principio fue el idioma, pero pudo trascender esta barrera desarrollando el lenguaje de señas, lenguaje corporal y todo tipo de signos que le ayudaban a comunicarse sin hacer uso de la palabra, lo que fue al mismo tiempo muy divertido. Sobre todo, esto lo experimentó con los niños: “no importa el idioma en el cual se habla si nos esforzamos en hablar con el corazón.”

Milonga - con otro niño

Un país que recibió y que recibe

Una vez instalada, quiso empaparse de las costumbres locales. Fue así que se apasionó por el dulce de leche y confiesa que hasta le gustó más que la nutella. No le hizo asco a nada, ni siquiera a la amargura del mate, aunque lo prefirió dulce, pero por sobre todo le gustó compartirlo en las rondas. Cuenta que al final la gente la terminó llamando “la uruguaya”.  También conoció más de la historia de Uruguay, estando acá fue que descubrió que el mismo país que hoy la recibió con brazos abiertos también lo había hecho año atrás con muchos italianos que emigraron de la guerra. No lo sabía antes de venir. Ese conocimiento la llevó a pensar cómo su “país ha vivido años muy difíciles de migraciones y que por mucho tiempo los italianos fueron los extranjeros”.

Milonga M
Una milonga que une Trento y Montevideo ultima modifica: 2020-05-16T10:30:00-03:00 da Clara Planelles
To Top