NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itMontevideo

DEPORTES

Maracanazo: 70 años de la mayor hazaña del fútbol

Maracanazo - Gol uruguayo

Hay muchas partidos memorables, que se empeñan en permanecer en la memoria aunque la vorágine del tiempo los arrastre al olvido. Nuevos acontecimientos, nuevos ídolos, pero los que entienden de fútbol han convenido que la mayor hazaña del fútbol tuvo lugar hace setenta años. Un partido cuyo resultado parecía “cantado”, cuyos protagonistas ya estaban celebrando la victoria por anticipado. Una fiesta que no fue, o, mejor dicho, fue para otros. Nosotros. Esta es la historia de un pequeño país que venció, contra todo pronóstico, al gran Goliat del fútbol y del jogo bonito. La historia del Maracanazo.

El campeonato

El mundial del año 1950 tenía, ya de por sí, un sabor especial: la pelota volvía a rodar después de más de diez años detenida por la Segunda Guerra Mundial. El mundo, que había dejado el fútbol en un rincón para hacer la guerra, miraba expectante aquel evento que devolvería gradualmente la alegría perdida de esos años grises. La edición de 1950 fue la cuarta edición del mundial, luego de las ediciones canceladas por la FIFA de los años 1942 y 1946. Fue, también, el segundo mundial organizado en Sudamérica, después del que ganó Uruguay precisamente en tierra charrúa. El formato del mundial fue el de una liguilla: participaron 13 equipos divididos en cuatro grupos. El campeón de cada grupo avanzaba a la fase final del torneo. Los equipos que participaron fueron: España, Inglaterra, Italia, Suecia, Suiza, Yugoslavia, Estados Unidos, México, Bolivia, Chile, Paraguay, Uruguay y Brasil.

Maracanazo - Pelota

Organización del Mundial

La asignación a Brasil como país anfitrión del torneo se decidió en el año 1946 en Luxemburgo. Era de esperarse que la gestión recayera en un país sudamericano, ya que habían sido los menos afectados por la guerra. Brasil era, en ese momento, uno de los equipos más fuertes y también uno de los países que podía destinar más recursos para la organización de un evento deportivo de esas características. La organización del mundial no estuvo exenta de polémicas y reveses: países que se retiraron por motivos políticos, otros que fueron convocados a las apuradas y equipos como Italia (quien sufrió una gran tragedia, el accidente aéreo en Superga, en el año 1949, en donde perecieron algunas de las estrellas del combinado nacional). A pesar de todo, el Mundial se disputó como se había previsto, desde el 24 de junio hasta el 16 de julio del año 1950.

Maracanazo - Estadio

La suerte quiso cambiar de rumbo

Brasil, desde antes del inicio de la competición, ya se perfilaba como un claro favorito. Durante los primeros partidos, no hizo más que confirmar lo que todos pensaban sobre su potencial. Un aplastante 4-0 contra México en la fase de grupos, 2-0 contra Yugoslavia, 7-1 contra Suecia y 6-1 en el enfrentamiento con España. Resultados abultados que habían subido los ánimos. No era extraño que, jugando en casa y con el apoyo de sus habitanes, la squadra local ya se sintiera vencedora, incluso si aún quedaba un equipo al que enfrentar: Uruguay, que había llegado a la instancia final con una peformance mucho menos perfecta. El único resultado contundente que obtuvo fue un 8-0 contra Bolivia, para luego empatar con España y sacarle una mínima ventaja a Suecia por 3-2. Sin embargo, a veces la suerte puede cambiar de rumbo y la lógica del fútbol evaporarse en los pocos segundos que bastan para convertir un gol.

Maracanazo: el día que Brasil lloró

El partido final, aunque no fue una final como la conocemos hoy, se disputó en el estadio Maracaná, que no había sido finalizado pero de todas formas se utilizó para el torneo. Casi 200.000 personas estaban esperando, entusiasmadas, la final. Muchas fuentes sostienen que se trató del partido con más público de la historia mundialista. Los excelentes resultados conquistados por los brasileños les permitían coronarse campeones con un empate. Uruguay, en cambio, tenía que ganar sí o sí. Era una misión difícil, por eso Obdulio Varela, el capitán uruguayo, animó a su equipo con la famosa frase: “los de afuera son de palo”. Después de un para nada sorpresivo gol brasiliano, Uruguay supo revertir el marcador con dos goles, uno de Schiaffino y otro de Ghiggia. La copa Jules Rimet fue entregada en absoluta discreción al ganador inesperado. Mientras tanto, el público brasileño lloraba amargamente por aquel arrebato de su ansiado título.

Maracanazo - Gol uruguayo

El fantasma del Maracanazo

Después de la final de 1950, Brasil decidió cambiar su camiseta, adoptando la que utiliza en la actualidad. El maracanazo, que constituyó una hazaña para el fútbol internacional, no fue más que obra de un equipo que, con pocos recursos, pero mucha “garra” y convicción, supo afrontar un partido épico que ya muchos consideraban perdido. La confirmación de que, el fútbol, no siempre es lógico ni matemático y que, de tanto en tanto, con un pase filtrado de gol, a veces se impone la magia.

Maracanazo: 70 años de la mayor hazaña del fútbol ultima modifica: 2020-07-15T13:30:00-03:00 da Thamara Desalvo
To Top