NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itMontevideo

HISTORIAS

La isla de Flores: misterio en la costa

Flores - Isla De Flores Uruguay Fedaro Wiki

Naufragios, patrullajes, conquistas, reconquistas, encarcelamientos, cuarentenas. No se trata de una película de pirata, sino de la Isla de Flores, paraíso de las gaviotas. Un entorno ecológico privilegiado, a un paso de la costa montevideana. En esta nota te la presentamos.

El descubrimiento

Isla - Isla De Flores Wiki Ebbonaa

Panamá, 1513. Vasco Núñez de Balboa descubre el Océano Pacífico. Con la renovada ilusión de encontrar una comunicación entre los dos océanos y un pasaje a Asia, la Casa Real de Castilla envía una expedición a cargo del Piloto principal de la Corona, don Juan Díaz de Solís. Éste, al penetrar en lo que llamó con asombro “Mar Dulce” (el Río de la Plata) se topa con una pequeña isla de 1.750 m de longitud, a 11 km de la costa. Según las crónicas de los historiadores (desmentidas por investigaciones posteriores) era la Pascua de Resurrección -la “Pascua Florida”, o “Pascua de Flores” de 1516; de ahí el nombre que le habría impuesto Solís-. En realidad, los portugueses habían avistado la isla en 1508. Sin embargo, dada la permanente tensión entre España y Portugal acerca de las colonias americanas, se cuidaron muy bien de divulgarlo. Muy poco antes que Solís, en febrero, Esteban Froes había sido el primero en pisar la que se llamó “Isla de Froes” (nombre luego castellanizado en Flores).

La isla misteriosa

Isla - De Flores Y Construcciones Wiki Matero Uruguayo Bbona

Hoy, llegar a la isla no es cosa de todos los días. Los montevideanos vislumbran su faro, en los días despejados, con cierta fascinación y misterio. Será por los numerosos naufragios ocurridos entre la isla y el temible “banco inglés”, de cuya peligrosidad ya advertía el Virrey Elío. Juan Antonio “Tono” Pérez Sparano se enamoró de ella hace unos años. Está decidido a devolverla a la vida. Antes de que la lancha “Alba” suelte las amarras, comienza su descripción. Cuando sube la pleamar, la Isla queda dividida en tres islotes. En el primero se encuentran el faro y las ruinas de Comandancia, Administración, estación telegráfica, Hotel de Inmigrantes, Hospital limpio y desinfectorio.

Isla de Flores, “parte 2” y “parte 3”

Sobre el segundo islote reposan las piedras que sirvieran de basamento para el puente y para las vías, derrumbados por los entrenamientos de tiro de los cadetes de la Armada, en la época del régimen militar. El único vestigio de edificio es el “Hospital sucio”, el de las enfermedades exótico-pestilentes. Al lado, sugerentemente (y con poco “tacto”), se ubicaba un cementerio… El tercer islote alberga la capilla, la sala de autopsias y la casa del médico, necesaria para no dejarlo aislado en la época de las mareas más duraderas.

Desembarcando en la isla

isla - Barco Ortiz Atracado En Isla De Flores

Bajando del barco, nos encontramos frente al imponente ingreso del Hotel de Inmigrantes, detrás de lo que debe haber sido un hermoso jardín. Por las ruinas se adivina un edificio casi señorial, pese a su uso transitorio, quizás debido al orgullo de la bienvenida a una nación próspera y pujante. Hoy queda un sugestivo tramo de las galerías de la planta alta. El Hotel estaba conformado por tres pabellones, de primera, segunda y tercera clase, con sus correspondiente mobiliario, camas y hasta vajilla diferencial. Aquí, desde 1850, se recibían los pasajeros de los barcos en los que se había detectado algún caso de enfermedades contagiosas, antes llegar al puerto de Montevideo. Los infectos pasaban al lazareto “limpio”. De las edificaciones quedan tramos de muros, algún trozo de piso, unas pocas paredes. También los sótanos del Hotel, que funcionaron como cárcel en la histórica huelga de los bancarios de 1969. No fue la única vez que la isla encerró presos. En el ejercicio de su régimen de facto (1833-38), Gabriel Terra, que había sido electo presidente en 1831, confinó aquí a sus enemigos políticos.

Glamour y guerra

isla - Faro Isla De Flores Y Construcciones. Matero Uruguayo Wiki Dos Bona

Terminada la primera oleada inmigratoria, la isla fue destino de paseos turísticos y de pesca. Los cantores Carlos Gardel y Alfredo Zitarrosa y el tenor Enrico Caruso fueron ilustres visitantes. El “Zorzal criollo” hasta firmó uno de los preciados azulejos parisinos del Hotel de Inmigrantes. El acontecimiento más destacado en la isla fue la visita de Claudio Williman, que llegó para festejar su asunción presidencial (1907). La parte de la isla correspondiente al primer islote es la más alta (13 metros). De aquí se podía controlar los movimientos de los barcos que quisieran llegar a Montevideo desde el Norte y el Noreste. Por eso, durante la guerra civil, el gobierno del Cerrito, capitaneado por Oribe, ocupó la Isla. Pocos meses después, los colorados al mando del General José (¡Giuseppe!) Garibaldi invadieron la isla y desalojaron a sus rivales, que se instalaron nuevamente aquí después de la partida de los garibaldinos.

El paraíso de las gaviotas

Isla - Faro Isla De Flores Y Construcciones. Matero Uruguayo Tres Wiki

Caminando hacia el segundo islote, intrigan unos grandes tanques ovalados. “Es el desinfectorio”, explica Tono. “Aquí se desinfectaba la indumentaria de los enfermos, mediante vapor a presión”. Desde allí continuamos por el que sería el segundo islote. En la isla no hay playas, sino rocas en abundancia, que bordean un abundante pasto, de un verde brilloso. Lamentablemente, en los bajos, el verde está salpicado por un sinnúmero de desechos de todo tipo y material, traídos por la resaca de las mareas. En la pintoresca isla se encuentran diversas especies: biguás, gaviotas, una importante colonia de conejos e incluso se alcanza a vislumbrar una oveja, que vaga desorientada en la tranquilidad del lugar

Una posibilidad para la isla

La capilla campea en el centro del islote. Quizás constituya una oportunidad para la isla. Tono quiere traer al arzobispo, para proponerle su restauración, para luego recuperar también los otros edificios. Soñar no cuesta nada. La isla ya se salvó una vez, “de milagro”. En el año 2000, en el Parlamento se propuso que se convirtiera en vertedero de los desechos del reactor nuclear de investigaciones de la Universidad de la República. Pero la propuesta no prosperó, ya que la ley de presupuesto la había declarado “reserva ecológica”. Ahora su administración está en manos de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos, el ente responsable de las políticas pesqueras. Justamente la pesca, junto a la observación de aves y al turismo histórico, podría ser una “pista” transitable hacia la “resurrección” del lugar, posible meta de un turismo sustentable y responsable, del cual Uruguay quiere ser un exponente destacado.

La isla de Flores: misterio en la costa ultima modifica: 2020-09-29T10:10:15-03:00 da Silvano Malini
To Top